Singapur – Días 15-19: Sonó la alarma de incendios

Supongo que para que no fuesen tan rutinarios los días de semana, me ofrecieron una alarma de incendios para tener algo que contar.

Estaba tranquilo en mi escritorio, en un lunes como otro cualquiera cuando de repente se oye la alarma. Creo que solo una vez había oído una alarma de incendios. Y la lanzamos nosotros sin querer. Fue un momento interesante porque en menos de un segundo me pregunté si debía salir corriendo cuál loca perseguida o esperar a ver las reacción de los demás. Afortunadamente elegí bien y me quedé quieto. Resulta que nadie se inmutó pero luego de unos segundos, todos se levantaron al unísono y salieron de la oficina. Como eso lo suelen hacer todos los días a las 12 en punto para almorzar, volví a dudar. ¿Será que es un simulacro y debo salir o simplemente están bajando a comer? Volví a esperar. Luego de unos minutos sintiéndome como Alicia cuando se pierde, la voz de una chica anunció que solo era una falsa alarma.

Esa semana también hice una pequeña presentación de mi trabajo al resto del grupo de PLN en la compañía. La sala de reuniones es muy moderna. Es una habitación con paredes de vidrio con vista a la ciudad y un control remoto en la mesa que decía “touch me to begin“. Eso hice. Las luces se atenuaron, las persianas comenzaron a bajarse junto a una pantalla de presentación y se encendió el proyector. Se me saldrá el montuno pero me dejó afocado (impresionado en maracucho).

También tuve una cena en casa de mi tutor. Comimos unas pizzas que hicieron los hijos que estaban EXCELENTES. Hablamos de mi tesis, de los sitios que aún debía visitar en Singapur, de mi boda 😀 y cuentos genéricos. Y su hija menor, Ana, me regaló un dibujo de nosotros dos jugando. ¡Bella esa niña! Es una familia muy amable y la esposa hizo un quesillo :O ¡Dios! que me lo hubiese comido entero si la vergüenza no me hubiese detenido. Ha sido una gran oportunidad conocerlos.

 

One thought on “Singapur – Días 15-19: Sonó la alarma de incendios

Deja un comentario