¡Qué fue Mundo!

Con la intención de mantener un toque coloquial en este espacio, he decidido empezar con el saludo típico de los zulianos.

Vivo en Barcelona desde hace poco más de tres años. Recién mudado, inicié un blog con la intención de mantener al tanto a mis familiares y amigos venezolanos de lo que hacía en España, pero al final me incliné por usar el teléfono. Al año siguiente, decidí contar mis quehaceres diarios a través de la fotografía, y todo iba muy bien hasta que a mediados de 2.008 se dañó mi cámara.

Ahora, con este nuevo proyecto, quiero cambiar la línea de “ser mi propio paparazzi” por una más calmada y, me atrevería a decir, general. Después de todo, si por un lado solemos decir cosas como “pobre artista, todo el día con la gente averiguando qué hace con su vida” no tiene mucho sentido que por el otro estemos avisando a diestra y siniestra a dónde voy o qué he hecho.

Por esa razón y aprovechando el ambiente de fin de año en el que estamos, lo primero que les comentaré será acerca de un propósito que me planteé en diciembre del año pasado y que he logrado completar. Más aún, planeo refinarlo un poco y repetirlo para el año que viene. Ya sabrán de qué hablo.

Espero que disfruten leyendo, o al menos que no terminen con la sensación de “terrible forma de perder tres minutos de mi tiempo”.

Deja un comentario